RYOKAN, SIGLOS DE HISTORIA

Los ryokan son posadas japonesas tradicionales que ofrecen a los viajeros más que una habitación en la que dormir y los sumerge en la cultura japonesa y tradiciones antiguas a través de sus habitaciones, jardines, baños y baños termales. Cada ryokan es único y su estilo dependerá de la región y del gusto de su propietario. Algunos ryokan son muy modernos, pues han sido influenciados por la cultura occidental. Otros son más apegados a la cultura japonesa tradicional. Pero en ambos casos, los ryokan se originan de la era Nara (710-794).

En aquel momento, los fuseya (albergues rurales) fueron creados para ofrecer alojamiento a los viajeros durante la noche. A medida que la estructura jerárquica se hacía más relevante, empezaron a aparecer albergues más sofisticados durante la era Kamakura (1192-1333) para alojar a personas nobles. Su contraparte, los hatagoya (albergues más sencillos y populares) estaban dirigidos a visitantes más modestos.

Poco a poco, estas estructuras se convirtieron en los ryokan que conocemos hoy en día: posadas equipadas con bañeras y rodeadas de hermosos jardines y baños termales. En Japón hay más de 40 000 y aunque pueden ser lujosos o económicos, todos comparten los valores de hospitalidad y respeto.

ESTRUCTURA DE UN RYOKAN

Un ryokan tradicional sigue un patrón específico para las habitaciones. Cada espacio tiene una función. En la entrada o genkan las personas se quitan los zapatos y entran a la habitación descalzos. No se ponen las maletas en el oshiire o armario de futon o en el tokonoma porque estos espacios  están dedicados para la decoración.

Durante el día, una mesa se encuentra en medio del ima (habitación), donde se sirven las comidas, pero de noche, se reemplaza con el futon. En cualquier momento, se puede disfrutar de la vista y rodearse de naturaleza en el engawa, afuera de su habitación.

COSTUMBRES Y TRADICIONES

La mejor forma de experimentar la hospitalidad japonesa tradicional es quedarse en un ryokan. Cuando se entra, se espera que los visitantes se quiten los zapatos y se pongan pantuflas o geta (sandalias de madera) para caminar fuera. El okami, es decir, el dueño o la esposa del dueño, les da la bienvenida a los huéspedes. Los clientes son tratados realmente como huéspedes, siguiendo el espíritu del onotenashi (‘hospitalidad’). No es sorpresa que esta palabra venga del verbo motenasu, que significa dar la bienvenida o recibir.

El nakai explica a los visitantes las reglas (horarios de comida, etc.) y los guía hasta su habitación cubierta de tatami, les hace el té y los invita a llevar las vestimentas tradicionales.

En la habitación, podrá encontrar el tokonoma, un espacio dedicado a la decoración donde a menudo encontrará arreglos florales o rollos para la pared. Un shoji (puerta corrediza de papel) define el espacio y deja entrar la luz de forma leve.

VESTIMENTA TRADICIONAL

Usar vestimentas tradicionales es una forma de dejar atrás la rutina diaria y disfrutar completamente del momento.

Después de su llegada al ryokan, se anima a los huéspedes  a ponerse yukatas, que son una versión más simple de un kimono. Durante el clima frío, el ryokan ofrece tanzen para sus clientes, que es más grueso que un yukata y perfecto para caminar en los jardines nevados durante el invierno.

OFURO: UN MOMENTO RELAJANTE EN LOS BAÑOS Y ONSEN

Una característica notable de los ryokan es que tienen grandes baños públicos y bañeras privadas. Su tamaño varía dependiendo del tamaño del ryokan. Las bañeras usualmente están hechas de madera como ciprés japonés (hinoki) o rocas naturales que ayudan a crear una atmósfera pacífica.  Hay reglas estrictas para el momento del baño, como por ejemplo, la costumbre de limpiarse antes de entrar a bañarse.

En los establecimientos más prestigiosos, los huéspedes pueden bañarse en el onsen. La fuente de estos baños termales son la abundante actividad volcánica des país.

Hay muchos onsen alrededor de Japón, excepto quizá en capitales grandes como Tokio, Osaka y Kioto. Se dice que el agua tiene propiedades purificantes y virtudes curativas.  El contemplar los alrededores y su naturaleza no solo es bueno para el alma, sino que también es bueno para el cuerpo, por ejemplo, si sufre de dolores de espalda o articulaciones. Algunos ryokan también tienen servicios de sauna o masajes, que usualmente están ubicados  en el área de baño.

En Japón, el momento del baño, especialmente en un onsen, es un momento especial para curar los dolores o relajarse con los amigos o familia. Como seguro ya habrá entendido, el momento del baño es el momento más importante del día.

ONIWA: ACÉRQUESE A LA NATURALEZA EN LOS JARDINES

Estos espacios naturales son una pieza significativa de la cultura japonesa. Los jardines se construyen a menudo en un patrón muy específico y pueden hacerse a semejanza de montañas o fuentes.

Se hacen con rocas, arena y hierba y cada elemento tiene su propio lugar especial. Por ejemplo, una roca, se utiliza a menudo como representación simbólica de una montaña.

Los jardines karesensui (con piedras y arena) son cada vez menos comunes y han sido reemplazados lentamente por jardines vegetales, donde la naturaleza resalta completamente.  En estos jardines puede admirar el hermoso color rosa o blanco de las flores de cerezo en abril, las azaleas en mayo y las hortensias en junio, así como escuchar a las cigarras en el verano y disfrutar de las bonitas hojas color arce en otoño.

Algunos ryokan tienen algo llamado tsubo-niwa que son jardines interiores separados por cuatro barreras o paredes. Estos jardines se componen de árboles pequeños, estanques y rocas que llevan luz y serenidad a los jardines internos de los edificios. Se dice que logran hacer que la energía vital o ki fluya de forma pacífica.

OSHOKUJI: EL ARTE DE LA GASTRONOMÍA

Cenar en un ryokan es una verdadera experiencia y no tiene nada en común con comer en un hotel clásico. En un ryokan, el chef (ryori-shokunin) cocina los mejores y más sabrosos platos locales y a continuación el nakai los sirve en vajilla tradicional, para así poder transmitir de mejor forma los sabores y la frescura. El washoku (cocina japonesa) ha sido reconocida como un Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Para la cena, los huéspedes pueden disfrutar de platos locales o un kaiseki, una selección de platos elaborados y refinados como gohan (rice), sashimi (pescado crudo), yakimono (pescado o carne a la parrilla), tempura, ousimono (sopa), verduras y frutas de temporada. Por la mañana puede comer arroz, algas secas, sopa miso, huevos, pescado seco y pepinillos. La forma en que el nakai lo sirve es una forma tan típica como la comida misma y se debe seguir una cierta etiqueta.

LA INFLUENCIA DEL MUNDO OCCIDENTAL EN LOS RYOKAN

Algunos ryokan han sido influenciados por la cultura occidental y ofrecen a sus huéspedes muebles e instalaciones modernas (por ejemplo, como usar camas y no futones), así como bares y comidas occidentales (como desayunos dulces). En los ryokan más modernos, incluso se pueden encontrar bares de cócteles. En algunos casos, la mezcla de culturas e influencias convirtieron a los ryokan en centros turísticos de lujo donde la elegancia y la modernidad occidental se encuentran con las tradiciones y costumbres del Este.

RYOKAN SEGÚN LAS REGIONES

Un ryokan es la mejor forma de vivir la experiencia de una región determinada porque así conocerá las costumbres, hábitos, naturaleza y gastronomía.

  • KANAZAWA (Prefectura de Kanazawa)
    Una tradicional ciudad de castillos

  • SHIRAKAWAGO (Prefectura de Gifu)
    El patrimonio de aldeas históricas

  • KYOTO (Prefectura de Kyoto)
    Siglos de tradición

  • KUROKAWA ONSEN (Prefectura de Kumamoto)
    Al lado de la montaña y el río

  • FURANO (Prefectura de Hokkaido)
    Para observar la granja de lavanda

  • GINZAN ONSEN (Prefectura de Yamagata)
    Para estar en medio de las montañas plateadas

  • HAKONE (Prefectura de Kanagawa)
    Onsen con las vistas al Monte Fuji

  • IZU (Prefectura de Shizuoka)
    La península con vistas al Océano Pacífico